Dimisión inapelable

By El País

Hace apenas dos semanas, Manuel Moix sobrevivió en su puesto al frente de la Fiscalía Anticorrupción a pesar de su reprobación por el Parlamento. El Congreso tomó aquella decisión inédita ante las sospechas de que había intentado entorpecer algunas diligencias en el caso Lezo que afecta a Ignacio González; en respuesta al intento de apartar a los fiscales del caso 3% en Cataluña; y ante el escándalo que supone el posicionamiento mayoritario de los fiscales anticorrupción contra algunas de sus decisiones. Las escuchas en las que el expresidente de la Comunidad de Madrid, atemorizado entonces por la investigación, celebraba el nombramiento de Moix al frente de Anticorrupción sembraron dudas sobre un alto cargo que requiere todo lo contrario para acometer su trabajo sin tacha ante los ciudadanos.

Seguir leyendo.

Source: El País